Páginas

miércoles, 3 de octubre de 2012

La chica del andén



Éstas son mis últimas palabras para aquella chica del andén, las últimas de verdad...

Cada día cojo el tren que me lleva a casa, aquel tren en cuya parada te encontré. Sé que todo fue difícil y que nada nunca será igual, te bajaste en el último momento del tren, en el que montamos una vez juntos, y ahora marcha veloz a un destino incierto.

Te digo adiós aunque quisiera decirte hola. Sin embargo, el tren ya no va a parar y cada vez hay un túnel más grande entre tú y yo. Adiós y suerte, nunca olvidaré el momento en que te vi en aquel andén, aquel día en que montamos en el mismo tren...

Un saludo, Eser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario