Páginas

domingo, 29 de julio de 2012

La niña de Júpiter

Sé que cuando me muera volveré a ser energía y regresaré a Júpiter, pero trato de no pensar en eso. Llegué hace tiempo un 20 de Enero, elegí esa fecha por varios motivos: me gustaba el frío, Enero es el primer mes y yo era la primera de mi especie en viajar a la tierra, y porque tardé 20 minutos en elegir el ADN que quería tener (es decir, mis nuevos padres).

Sabía que no sería fácil mi estancia aquí, pero también que merecía la pena. Las noches que me siento sola dejo abierta la ventana. Como humana amanezco resfriada, pero por dentro siento el baile del universo, ese gran útero que nos envuelve y a la vez somos, y se disipa el malestar. Otras veces es tanto el calor que me dan los que me rodean que soy yo la que alimenta estrellas moribundas.

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Nada de lo que comento está a la altura. Lo borro de nuevo.

    Me gusta, me gusta mucho. Pero si lo digo yo, pierde todo su valor el comentario. Es lo que tiene no ser objetivo.

    Pero una pregunta, si: ¿Por que no hay mas gente de Júpiter que venga a la Tierra?

    T.Q.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la niña de Júpiter le gustó la historia del maniquí como historia, porque por lo demás dice que cuando te ve no ve eso sino un corazón muy rojo que late y da vida. Capaz de mover la tierra y darle energía a estrellas moribundas.

      Todo está a la altura Ángel, me encanta leerte. Disfruto paseando por tus letras. Vas a tener que empezar a compartirlas más conmigo, a la niña de Júpiter le encanta que le cuenten cuentos para dormir o merendar o mientras se peina antes de salir a los quehaceres (cualquier momento es bueno para disfrutar(te)).

      Que lo digas tú es lo que causa ésta sonrisa en mis labios ;)

      En ese momento fui la primera que dió el paso, a día de hoy no sé yo si habrá alguno que otro que se haya venido para acá (la tierra es muy grande, podríamos no encontrarnos nunca; lo digo porque creo que sentiríamos un reconocimiento) pero al menos por esta zona no he encontrado... pero hay humanos que cumplen muchas características de un ser de Júpiter. Lo que pienso ante tu pregunta es que como somos seres libres que decidimos nuestro destino... igual han optado por otros lugares.

      Te quiero muchísimo Ángel. :)

      Eliminar
  3. Si, seguro que hay mas niñas de Júpiter por ahí. Pero una de las cualidades de esas niñas, es la de compartirse y no sería justo que solo unos pocos privilegiados, -aunque en realidad parezcan muchos-, la disfruten. Parecen muchos, pero a la vez son muy pocos por que todos deberían tener la oportunidad de conocerlas.

    Los que conocemos a esta del cuento, hemos tenido ya nuestro regalo. Y aunque muy posiblemente llegará el día que lo perdamos por que el destino nos lo quite, siempre nos quedarán los recuerdos de los momentos compartidos, las ausencias dolorosas pero dulces y los sueños incumplidos que jamás podrán robarnos; el tiempo, la distancia o la definitiva ausencia.

    Quédate siempre en la Tierra niña de Júpiter.

    Te quiero mi niña. :***

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la niña de Júpiter sólo se la puede perder si es ése el deseo de la persona o si hacen cosas que le resten la sonrisa (hay mucho usurpador de energía). Ella no promete nada pero sabe que mientras se entrega... da todo en cada abrazo, en cada beso, en cada verso, en cada mirada,...

      Nos quedan muchas cosas que vivir juntos Ángel, muchísimas. Estén donde estén mis pies... siempre te llevo conmigo.

      Te quiero vida, te quiero.

      Eliminar
  4. Sembrar y cosechar durante nuestro andar cotidiano en los diferentes giros que nos ofrece la vida.Cada 24 horas uno nace ,crece(enseña y aprende) y toma impulso por las noches(hacer un resumen y lo plasma en el libro de nuestra historía).

    ResponderEliminar